Red Empresarial y Mercado Laboral

La base del tejido productivo regional

Presencia de Inversión extranjera:

La presencia de Inversión Extranjera directa, como también, de empresas nacionales con un alto porcentaje de capitales extranjeros, se ha incrementado en los últimos años.

Los sectores productivos en donde destaca la presencia de inversión extranjera corresponden a la industria química (Methanex), servicios a la industria de los hidrocarburos (GeoPark, Schlumberger, Wheatherford), pesca industrial (Global Pesca Emdepes, Pesca Cisne), industria de la salmonicultura (Cermaq, Australis, Nova Austral) e industria maderera (Patagonia Timber).

Este grupo de empresas pertenecen a capitales de países como Canadá, Corea del Sur, Estados Unidos, Suiza, España, Japón y Noruega.

Presencia de Red Empresarial:

En general, los principales sectores productivos tradicionales de la Región, se encuentran representados por cámaras y agrupaciones de empresas. Las mas importantes corresponden a:

Confederación de Producción y Comercio (CPC).

Cámara Chilena de la Construcción (CCHC).

También existen asociaciones empresariales en los siguientes sectores productivos regionales: Acuicultura, Pesca Industrial, Ganadería, Comercio, Industrias, Turismo, Transporte terrestre y de pasajeros, transporte naviero y de logística antártica.

Disponibilidad de trabajadores calificados, asesorías, consultorías y servicios:

En la Región de Magallanes y de la Antártica Chilenas existen, diversas empresas de servicios de asesoramiento jurídico, agencias de aduana, agencias de empleo, empresas de informática, empresas que desarrollan investigaciones y desarrollo experimental, empresas de ingeniería y empresas que prestan servicios de contabilidad.

También, existen cerca de 20 empresas de corretaje de propiedades, cuyas casas matrices se encuentran ubicadas principalmente en Punta Arenas.

Además, se contabilizan 93.700 personas ocupadas. 15,7% de ellas en el sector comercio, 8,4% en construcción, 8,1% en la industria manufacturera, 8,1% en transporte y almacenamiento, 6,1% en la industria silvoagropacuaria y pesca y 1,3% de ellas en la industria de la información y telecomunicaciones.